Tu cesta : 0,00 EUR

Breve historia de la Bodega J. Miquel Jané

El enlace, a finales del s. XIX, de dos primos, Antonio Jane Formosa y Josefa Pascual Formosa, da origen a la estirpe impulsora de la Bodega J. Miquel Jané, que hoy alcanza a la cuarta generación encarnada en los hermanos Bernadette y Josep Miquel. Tras esa primera unión, el vino y la familia han ido siempre juntos, renovando así la vocación de que ese lazo sea indefinido.

Fue el matrimonio fundador quien compró las primeras propiedades. Las principales ubicadas en el Alt Penedès: Font-Rubí, El Vendrell, Vilafranca del Penedès, Sant Cugat Sesgarrigues i Avinyonet del Penedès. El vino de la familia, en régimen de producción para granel, encontró un primer horizonte amplio en la entonces colonial Cuba. Cuestión facilitada por el hecho de que otra rama de la familia fuera propietaria de fragatas que cruzaban el océano. Da testimonio fiel de todo esto la pintura de la fragata "Remedios Pascual Formosa" que se expone en el Museo Marítimo de Barcelona.

El dinamismo de la familia alcanza tanto a hombres como a mujeres, como demuestra que fue Antonia Jané Pascual, la menor de las tres hijas de los fundadores, quien ensanchó el área de siembra mediante la compra de Cal Costas y la Baltana Vella. También es ella quien recoge diversos premios en reconocimiento de la calidad alcanzada en la elaboración de su vino.

La guerra civil trunca temporalmente la actividad, la familia va a sufrir un largo exilio. Retornada a su casa, es ahora un hijo de Antonia Jané, Josep Miquel Jane, quién encabeza la reconstrucción de la producción que, en primer término, se sigue destinando al granel. Las ambiciones, como no podía ser de otra manera, son mucho más profundas, y así, en 2002, lanza los primeros vinos embotellados que conforman la actual personalidad de la Bodega.

De nuevo una mujer Bernadette Miquel Vacarisas, lidera ahora la actividad, manteniendo bien vivo el heredado norte familiar hacia la excelencia, como demuestra el logro de un vino como el Sauvignon Blanc. En su acción también está bien presente el ánimo de que los vinos de la bodega vuelvan a navegar por mares y océanos.

  • Antonio Jane Formosa y Antonia Jane Pascual
  •